Buscar

Publicidad

Publicidad

Publicidad
Publicidad

Martes, 14 Enero 2014 14:03

La Maratón del Monte Hiei en Japón

Escrtito por
Valorar arículo
(0 votos)
Los "Monjes Maratón" del Monte Hiei Los atletas más grandes del mundo no son los campeones olímpicos, ni las estrellas profesionales, son los Kaihōgyō o "Monjes Maratón" del Monte Hiei en Japón. Intentan servir a Buda mediante sacrificios, el más conocido es su resistencia física. Son atletas espirituales de la secta Budista, Tendai.

Su máximo logro es poder acabar el desafío de 1.000 días, que es seguramente el desafío físico y mental más exigente del mundo. Solamente 46 hombres lo han terminado desde 1885. Para poder finalizarlo se necesitan 7 años de un entrenamiento inhumano.

Los primeros 300 días empiezan con un "entrenamiento básico", durante el cual corren 40 km al día durante 100 días consecutivos. En el cuarto y quinto año realizan 40 km cada día durante 200 días consecutivos. 

Esto es más o menos una maratón completa, diaria durante más de seis meses.

Los dos años finales del desafío de 1000 días son aún más desalentadores. En el sexto año recorren 60 km cada día durante 100 días consecutivos y en el séptimo año andan 84 km cada día, 100 días consecutivos. Éste es el equivalente de correr dos maratones diarios durante 100 días.

El monje corre en sandalias de paja (Y durante los primeros años sin calcetines). Deben hacer una dieta vegetariana  a base de sopa de tofu y miso. Alrededor de su cintura, llevan una correa de cuerda y un cuchillo para recordar que deben terminar el peregrinaje de siete años.

Después del día 700 ó del desafió, el monje realiza un periodo de siete días, conocido como el doiri, en el cual él debe abstenerse de alimento, agua y de dormir, mientras que se sienta verticalmente y recitando constantemente cantos budistas.

Dos monjes permanecen al lado de él asegurando no se duerma. El propósito del doiri es poner al monje cara a cara con la muerte.

El monje que más reciente ha terminado el desafío tenía 44 años Genshin Fujinami (El de la fotografía), que acabó el peregrinaje en septiembre de 2003. Él era el primero en realizarlo tras nueve años, y el duodécimo desde la Segunda Guerra Mundial.

Cuando concluyo él había recorrido unos 40.000 km a pie, la distancia que mide una vuelta alrededor del ecuador terrestre.

La tradición del Sennichi-Kaiho-Gyo, comenzó en el año 831 DC con un monje llamado So-o. Su historia se cuenta en un libro de John Stevens: The Marathon Monks of Mount Hiei y en una película del mismo título.

 

 

 
 
 
Última Actualización Viernes, 15 Julio 2016 12:26
Share on Myspace

Publicidad
Publicidad

Redes Sociales

Calendario

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Twitter

#ParaelespirituTV

Publicidad

Más Visto

  • El Monje y el Alacrán
    El Monje y el Alacrán

     

    Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.

    Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose.

  • Compatibilidad de Leo
    Compatibilidad de Leo
     
    Leo
     
    ¿Quieres saber con qué signos es compatible Leo? Puedes descubrir la compatibilidad de Leo con todos los demás signos del zodiaco. Tan solo tienes que hacer clic en la combinación que te interese de la lista abajo para descubrir el grado de compatibilidad.
    El signo Leo es un signo de fuego. Es aventurero y energético, pionero y valiente, seguro de si mismo (Ver Características de los Leo).
  • Si te tiembla el párpado es por esto
    Si te tiembla el párpado es por esto  

    Muchas veces les sucede a muchas personas que el ojo les comienza a temblar y es un síntoma bastante molesto, pero no dificil de experimentar, seguro que todos sabrán de qué estamos hablando; cuando esto pasa quiere decir que hay movimientos oculares involuntarios que son una especie de contracción en la fibra del músculo que realiza los parpadeos.

    Por un lado, deben quedarse tranquilos ya que se trata de un problema temporal que a los segundos desaparece por completo y no hace ningún daño al ojo.